CHISTES DEL 2013
#1
Un matrimonio decide ir a pasar vacaciones en una playa del Caribe, en el mismo hotel donde pasaron la luna de miel 20 años atrás, pero debido a problemas de trabajo, la mujer no pudo viajar con su marido, quedando en ... darle alcance unos días después. Cuando el hombre llegó y se alojó en el hotel, vio con asombro que en la habitación había un ordenador con conexión a Internet. Entonces decidió enviar un e-mail a su mujer pero, se equivocó en una letra y sin darse cuenta lo envió a otra dirección… El e-mail lo recibe por error una viuda que acababa de llegar del funeral de su marido, y que al leer su correo electrónico se desmayó instantáneamente. El hijo de la viuda al entrar en la habitación, encontró a su madre en el suelo sin conocimiento, a los pies del ordenador, en cuya pantalla se podía leer… Querida esposa: He llegado bien. Probablemente te sorprenda recibir noticias mías por esta vía, pero ahora tienen ordenador aquí y puedes enviarle mensajes a tus seres queridos. Acabo de llegar y he comprobado que todo está preparado para cuando llegues este próximo viernes. Tengo muchas ganas de verte y espero que tu viaje sea tan tranquilo y relajado como ha sido el mío.
P.D.: No traigas mucha ropa. ¡Aquí hace un calor infernal!.. Jajajajajajajajajaja
Citar
#2
Serafín, un granjero asturiano, se acerca hasta el pueblo más cercano periódicamente para atender los temas pendientes.

Esta vez, en su visita semanal, aprovecha para pasar la revisión a su camioneta. En el taller el mecánico le dice que tiene que dejarla hasta el día siguiente, así que decide regresar caminando a su granja, que no queda demasiado lejos.

En el camino de vuelta pasa por la ferretería para comprar un balde y un tarro de pintura. Allí, un colega le entrega dos gallinas y un ganso que le debía.

Mientras Serafín está meditando cómo llevar todo a casa caminando, se le acerca caminando una señora madura y le pregunta cómo llegar a la granja de los González. El granjero le dice que va en esa misma dirección, y que si no tuviera que llevar esa carga la acompañaría.

La señora le comenta:
- ¿Por qué no pone usted la lata de pintura en el balde? Lo lleva en una mano, pone una gallina debajo de cada brazo y lleva el ganso en la otra mano.

El granjero sorprendido agradece la idea y comienza a acompañar a la buena señora por la vía principal del pueblo.

Al poco tiempo le dice:
- Señora, estaba yo pensando que conozco un atajo, que nos saca del camino principal, pero nos podríamos ahorrar más de un kilómetro.

La dama lo mira con desconfianza y responde:
- Soy una viuda anciana y solitaria sin un hombre que me defienda. ¿Cómo sé que no me va a llevar por el medio del campo, me va a poner contra un árbol y va a abusar desaforadamente de mí?

- ¡Pero señora! Aun cuando quisiera, ¿Cómo lo hago? Llevo un balde, una lata de pintura, dos gallinas y un ganso. ¿Cómo hago para achucharla contra un árbol y abusar de usted?

- Pues, pones el ganso en el suelo, lo cubres con el balde, colocas la pintura encima del balde y yo te aguanto las gallinas...

¡¡ Joder, que no tenéis iniciativa, coño !!
Citar